De 6 a 8

Recién leí en Medium un artículo sobre la importancia de lo que haces en las 2 primeras horas de cada día.

Sabemos que cada uno de nosotros es diferente, demos eso por sentado. Hay personas que son más productivas en las noches y otros, la mayoría, que lo somos en la mañana. Al respecto encontré esta nota que muestra algunas de las diferencias y ventajas de las personas de acuerdo a su tipo, si son “mañaneras” o “nocturnas”.

Pero este post no es sobre los horarios o cual sea mejor. 

Es para ponerme un objetivo, un compromiso.

clay-banks-271095-unsplash.jpg

Según el primer artículo, lo que hacemos en las primeras 2 horas de un día define como transcurrirá buena parte del mismo, al menos la primera parte.

En las primeras 2 horas del día podemos hacer actividades creativas y de enriquecimiento personal que nos ayuden a entrar en un carril de bienestar, algo así como empezar el día haciendo cosas chidas que nos hagan sentir mejor y más productivos durante el día.

Creo en esa idea.

Tomar agua, hacer ejercicio, tener un momento de reflexión y espiritualidad, pero sobre todo, lo que me tiene en este momento escribiendo esto. ESCRIBIR. Escribir un diario personal, con ideas y reflexiones, con cosas que nos han sucedido y como nos sentimos, y en el caso de los escritores, ESCRIBIR más.

Creo en los cambios en primavera.

Tienen más sentido que los cambios que se pretenden hacer al principio de cada año. Eso, no creo en los propósitos de año nuevo. Por dónde se vea son inviables, por eso fracasan. Ya trataré eso más adelante. En cambio, los cambios, los nuevos hábitos y rutinas que se inicial al comenzar la primavera tienen más probabilidades de éxito.

Mi objetivo es escribir en mi blog al menos 5 días a la semana.

No quiero decir que diario, tal vez un domingo o cuando esté de viaje se haga complicado, pero en general quiero escribir lo más posible.

Un blog al “viejo” estilo.

earth-608344-unsplash.jpg

Creo que hemos olvidado bloguear. El viejo y buen blog. Una pantalla en blanco, un lienzo, para crear y compartir lo que nos pasa todos los días. Por mi actividad profesional actual estoy rodeado de contenidos editoriales específicos, calendarios, temporadas, campañas, marcas, compromisos, no digas esto, no hables de política y más, y aunque escribo prácticamente todos los días lo hago con ese perfil comercial/editorial.

No quiero eso.

Quiero un blog en el que cada mañana o bien, cada noche, pueda compartir contigo, conmigo, con ustedes, algo que se me haya ocurrido, algo que haya pasado por mi mente, que me haya sucedido, una idea, experiencia, tristeza, no sé. Veremos hasta dónde llega y como sucede.

El punto al que llego al final de esto es, retomar, después de varios años de no hacerlo, un blog personal, así, PERSONAL. Hacer más y mejores cosas de 6 a 8, las 2 primeras horas de mi día.

¿Me acompañas?