¿Cómo invierten los chilangos?

La Ciudad de México, la mayor economía del país, con un Producto Interno Bruto (PIB) de 172 mil millones de dólares y uno de los principales centros bursátiles de América Latina, tiene entre su población a los inversionistas con mayor conocimiento de los mercados y, aunque invierten menos respecto al resto del país, la cultura financiera de los jóvenes los lleva a tener opciones más agresivas y con portafolios diversificados.

“Los capitalinos invierten o ahorran menos respecto a otras localidades, pero al tener una mejor cultura financiera, invierten de mejor manera. Invierten en forma más agresiva. Conocen los mercados de deuda, los mercados de Renta Variable. Entonces tienen más opciones para diversificar”, comenta el Director de Promoción de Casa de Bolsa Finamex, José Antonio Ezquerra Fernández.

En general, en el país –exceptuando a las principales metrópolis– la cultura financiera es baja. Aunque más allá de la ubicación geográfica de los inversionistas, un elemento fundamental para determinar una buena estrategia que genere atractivos rendimientos en el mediano y largo plazo, tiene que ver con la edad de las personas.

Una buena parte de la población con capacidad de ahorro se quedó anquilosada en los instrumentos tradicionales de la banca comercial que son de corto plazo, los cuales “prácticamente no pagan nada de intereses arriba de la inflación. Eso no es invertir, eso es ahorrar y el costo de oportunidad es muy alto”, asegura Ezquerra.

El directivo señala que, buena parte de la población en el país, opta por instrumentos bancarios como pagaré con rendimiento liquidable al vencimiento o depósito a plazo fijo, y si bien, ese hábito recalcitrante es histórico, el cambio se va dando gradualmente.

“La gente mayor de edad, en la Ciudad de México, tiene entre el 70 y 80% su ahorro en instrumentos de Renta Fija y los jóvenes tienen un 40 por ciento en Renta Variable. Ahí ya hay una diferencia importante”, indica el estratega de inversiones de Casa de Bolsa Finamex.

didier-weemaels-36055.jpg

Bluf, aleja la inversión

En nuestro país, intermediarios financieros como Casa de Bolsa Finamex, hacen un fuerte esfuerzo en evangelizar la cultura financiera del país y de entrada recomiendan que dicha enseñanza debería ser obligatoria desde la educación media superior.

“Si nunca recibieron información de finanzas personales, los jóvenes en el inicio de su etapa laboral se pierden de muchas oportunidades en los mercados financieros para incrementar su patrimonio futuro”, señala Ezquerra Fernández.

En particular, si bien la cultura financiera de los chilangos es mayor a la del resto del país, por la misma dinámica de la ciudad, los jóvenes en su etapa profesional, proporcionalmente, tienen menores niveles de ahorro-inversión por su nivel de vida.

“El capitalino gusta más lucir, gusta más del bluf y, eso genera gastos innecesarios sobre todo entre los jóvenes y a esa edad es cuando más tienen la oportunidad de empezar a ahorrar”, asegura el directivo de Casa de Bolsa Finamex.

andrea-natali-267263.jpg

La edad ideal para iniciar el ahorro es al empezar la etapa laboral-profesional, entre los 20 y 30 años, sin embargo, la mayoría opta por “lujos innecesarios” como comprar un vehículo de alta gama, buenos restaurantes, buenos antros, entre otros.

“Está bien gastar en lujos, pero siempre y cuando se tenga una planeación para ahorrar o una planeación de inversión para el futuro. Por el dinero que se puede ahorrar al controlar el dispendio a esa edad, realmente vale la pena renunciar a ciertas cosas”, asegura el directivo. 

Asimismo, señala que dada la experiencia de Finamex, las personas pretenden iniciar la inversión cuando están entre los 30 y 40 años de edad, periodo que se dificulta por los gastos relacionados al nacimiento y educación de los hijos, en algunos casos el pago del crédito hipotecario, entre otros desembolsos.

“En términos de ahorro, hay una diferencia marcada entre los 20 y los 30 años de edad, porque la gente tiende a gastar mucho más cuando más podría ahorrar y entre los 30 y 40 años de edad, cuando quieren iniciar el ahorro, es cuando más se les complica. Ese es el momento más complicado para ahorrar”, puntualiza.

Respecto al género, la experiencia en la Ciudad de México es que los hombres son los que más invierten. Aunque las mujeres tienen mayor ecuanimidad y son más disciplinadas. Mientras que los hombres obedecen más a sus impulsos.

alesia-kazantceva-283291.jpg

Invierten diferente

Por ser la capital de la República y sede de los Poderes de la Unión (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) y de los mayores corporativos en el país, la Ciudad de México posee la mayor concentración de sucursales bancarias, según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), 15 de cada 100 establecimientos de toda la banca múltiple en el país. Además, están presentes todas las Casas de Bolsa y otros intermediarios financieros. Esto incentiva la competencia y ofrece mejores opciones de inversión para los capitalinos.

“En la Ciudad de México, las personas también invierten de forma diferente, porque hay mucho mayor competencia, aquí están todos los bancos, las Casas de Bolsa, las cajas de ahorro. Las opciones de inversión son muchísimas”, asevera José Antonio Ezquerra.

Esa mayor competencia y cultura financiera en la capital, dice Ezquerra, es más frecuente que los chilangos jóvenes pregunten por acciones que cotizan en Wall Street, por ejemplo, los títulos de la estadounidense Tesla, compañía tecnológica que diseña y produce vehículos eléctricos.

Según la información bursátil, en lo que va del año (hasta el 9 de agosto), las acciones de Tesla han generado un rendimiento de 70%, cifra superior a la apreciación del índice Nasdaq y el de la BMV con avances de 18 y 12 por ciento, respectivamente.

“Todo se junta para que las inversiones de los capitalinos sean un poco más sofisticadas respecto al promedio general de todo el país. Aunque esa sofisticación sigue siendo todavía la menor”, señala el especialista.

rawpixel-com-315189.jpg

También, en la Ciudad de México tienen una mayor propensión a utilizar las plataformas electrónicas. “Con las plataformas electrónicas, la gente que invierte cinco mil, 10 mil o 20 mil pesos, tiene los mismos instrumentos financieros que un inversionista con tres, cuatro o cinco millones de pesos”, detalla.

Y dada la baja cultura financiera en general, Ezquerra recomienda a los que piensan en el mito de que ante una caída de la Bolsa de Valores su inversión desaparecerá, asevera que, una vez diseñada una Estrategia de Inversión, “no importa la volatilidad de corto plazo que enfrente un portafolio, el dinero en el largo plazo tendrá un rendimiento. Está comprobado”.

Entonces, manos a la obra para aprovechar la diversificación de servicios financieros y la cultura para reordenar tus finanzas personales y que tu dinero trabaje para ti.