Pasé la Noche del Día de Muertos en Michoacán.

Tumba con altar y ofrenda en la Noche de Muertos en Tzintzuntzan Michoacán

Anoche pude vivir una experiencia llena de colores, magia y emociones encontradas; tuve la gran fortuna de ser testigo de parte de la celebración y conmemoración del Día y Noche de Muertos en la rivera de Patzcuaro, Michoacán. La manera en que los habitantes de esta región viven estos días en "junto" a sus muertos es única, la presencia en los panteones, la vigilia durante toda la noche, los altares en todos los lugares de pueblos y ciudades y las ofrendas que les llevan a las tumbas. Escuchar las palabras de los familiares que les hablan y nos comparten sus motivos, mirar sus miradas que recuerdan a los que ya no están, al fondo y el pie de otras tumbas hay sonidos de mariachis o de una guitarra que acompaña canciones para los que ya no están, canciones tristes, de nostalgia, un poco más allá los rosarios eternos que se elevan como el humo de las fogatas que prácticamente cada tumba tiene para mantener calientes a sus acompañantes. Estoy seguro que si los pudiéramos ver estos muertos estarían caminando fuera de sus moradas y disfrutando de estos colores inmensos. Hay mucho que aprender de la manera en que estas personas guardan en la memoria para los que ya no están. 

Hay tanto por compartir que ya lo haré poco a poco: Los invito a seguir estas experiencias que iré compartiendo en mis redes sociales pero también en el programa de radio de La Pareja Viajera y sus respectivos espacios.